November 23, 2020

Volume X, Number 328

Advertisement

November 23, 2020

Subscribe to Latest Legal News and Analysis

November 20, 2020

Subscribe to Latest Legal News and Analysis

Aclaración acerca de los peajes y los P3

El Departamento de Transporte de Alabama acaba de dar a conocer la comunicación estilo “Myth Busters” (Destrucción de mitos) en respuesta a críticas recientes en contra de los planes del organismo de ejecutar un proyecto de un nuevo puente y carretera secundaria mediante una colaboración público-privada. La respuesta del Departamento de Transporte de Alabama se enfoca en malentendidos habituales en cuanto a cómo se imponen los peajes y por qué son necesarios para este proyecto en particular (el cual, de hecho, es ejecutado por una P3 con ingresos por peaje). Sin embargo, en vista de la reciente resistencia que generan los peajes en varias jurisdicciones, incluso en el sur de Florida, vale la pena clarificar la relación entre los peajes y las colaboraciones público-privadas.

En resumen, los peajes y las P3 son conceptos independientes. De hecho, la mayoría de las carreteras con peaje no corresponden a colaboraciones público-privadas; en dichas situaciones, el gobierno establece y cobra los peajes como una forma de recibir un pago por el activo. Además, las P3 más nuevas no involucran peajes: el gobierno generalmente le paga directamente al desarrollador privado por un activo, a través de pagos anuales por disponibilidad, sin imponer peajes a los usuarios del activo. El recientemente inaugurado túnel del puerto de Miami es un ejemplo de una P3 que no tiene peaje. También vale la pena tomar en cuenta que, si un activo de una P3 tiene peajes, el desarrollador privado no necesariamente es la parte que recibe los ingresos por los peajes; el gobierno puede optar por cobrar peajes por el activo de la P3, pero conservando para sí los ingresos por los peajes y pagando al desarrollador un pago anual por disponibilidad establecido. Una P3 también puede ser estructurada de manera tal que el socio privado asuma el tipo de riesgo relacionado con los peajes, pero sin cobrar directamente peajes al público; en este caso, el gobierno le paga un “peaje sombra” al desarrollador por cada usuario. En resumen, hay muchas formas de estructurar una P3 a fin de lograr los objetivos gubernamentales y los peajes no necesariamente son parte de la ecuación.

© 2020 Bilzin Sumberg Baena Price & Axelrod LLPNational Law Review, Volume IX, Number 241
Advertisement

TRENDING LEGAL ANALYSIS

Advertisement
Advertisement

About this Author

Albert Dotson, Bilzin Sumberg Law Firm, Real Estate and Land Development Attorney
Partner

Nationally recognized for his work on public-private partnerships (P3), Al's experience includes rail and transit facilities, airports, marinas, sports stadiums, convention centers, healthcare/life sciences facilities, educational institutions, water and sewer facilities, and parking structures.

Al is recognized throughout Florida for his work representing local, national, and international clients in responding to government contract solicitations and defending against, or prosecuting quasi-judicial and judicial bid protests.

305-350-2411
Associate

Eric Singer is an Associate in the Government Relations & Land Development Group. His practice focuses on government procurement contracts and the development approval process, including planning and zoning applications, government approvals and permits. Eric also represents clients in quasi-judicial matters and has handled land use cases in state and federal courts at the trial and appellate levels.

305-350-2354
Advertisement
Advertisement